Inicio · Blog · DESCANSO Y ALIMENTACIÓN

cabecera blog

DESCANSO Y ALIMENTACIÓN

Existen ciertos hábitos dietéticos que favorecen el descanso y el sueño.

 

 

En ocasiones nos cuesta conciliar el sueño y esto puede ser debido a muchos factores. Entre ellos cabe destacar uno especialmente relevante y que en muchas ocasiones pasa desapercibido: la dieta.

Si queremos dormir bien y mejorar nuestro descanso debemos cuidar nuestra alimentación teniendo en cuenta los siguientes aspectos.

Hábitos dietéticos que no ayudan a descansar:

  • Cenas indigestas que contengan muchas grasas o sean muy abundantes.
  • Bebidas excitantes como café, alcohol o té.
  • Las cenas a base de proteínas y grasas, como embutidos, quesos curados y huevos. Disminuyen la serotonina y aumentan la adrenalina; en consecuencia, incrementan el estado de alerta.
  • Cenar carnes rojas y huevos, ricos en los aminoácidos tirosina y fenilalanina. Estos favorecen la síntesis de la catecolamina, que induce al estado de vigilia.
  • Utilizar especias picantes que aumentan la temperatura corporal.
  • Tomar mucho postre dulce, porque el azúcar disminuye la función de la vitamina B1.
  • Beber demasiado en las cenas.


Hábitos dietéticos que favorecen el descanso:
Alimentos que nos proporcionen nutrientes relajantes como:

  • Péptidos derivados de las proteínas de leche. Son capaces de producir un descenso del tono arterial y facilitan la somnolencia, además de estar relacionados con el control de la hipertensión (1).
  • El triptófano: presente en carnes y pescados, en especial, los magros.
  • El calcio: presente en lácteos (de preferencia, los bajos en grasas).
  • El magnesio: sobre todo cuando está presente en frutos secos y productos integrales.
  • Vitaminas B1 y B6: presentes en el germen de trigo y la cerveza (mejor si es cerveza sin alcohol).

Cenas basadas en alimentos de origen vegetal porque mantienen un nivel de glucosa constante que disminuye con lentitud a lo largo de la noche. Los más indicados son los farináceos y los integrales (patata, masas, pasta, arroz). Como excepciones relevantes, es importante evitar:

  • Los alimentos de origen vegetal que sean flatulentos, ya que pueden ocasionarnos molestias nocturnas. Entre ellos: alcachofas, col, coliflor, brócoli, coles de Bruselas, pimiento, pepino, rábanos, cebolla cruda, puerros y ajos.
  • Los alimentos diuréticos, para evitar despertarnos por la noche (apio, acelgas, calabacín, coles de Bruselas, tomates, plátano...).

Seguir hábitos saludables entre los que se incluye cuidar nuestra alimentación es esencial para conseguir un buen descanso.

Fuente y más info: Eroski Consumer

Etiquetas: Sin etiqueta
Calificar el artículo

Esta web usa cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y obtener datos estadísticos de la misma. Por la navegación acepta el uso y si no lo desea puede configurar el navegador según informa nuestra nota legal.