Inicio · Blog · Etiquetas · dormir bien

cabecera blog

Ver entradas etiquetadas dormir bien

DESCANSAR CORRECTAMENTE AYUDA A PROTEGER TU CORAZÓN

Seguir una serie de hábitos saludables entre los que se encuentra realizar ejercicio, llevar una dieta sana y reducir el consumo de alcohol y el tabaco ayudan a proteger contra las enfermedades cardiovasculares.

 

 

Según un estudio publicado en European Journal of Preventeive Cardiology seguir estos hábitos saludables disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares entre un 57 y un 67 por ciento.

Sin embargo si añadimos a la lista de hábitos saludables mantener un buen descanso (dormir siete o más horas por noche), este riesgo disminuye hasta en un 83 por ciento. Por ello el impacto en la salud pública de una duración del sueño suficiente, además de los factores de estilo de vida saludables tradicionales, podría ser muy significativo.

La duración del sueño por sí sola también reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares en un 22 por ciento y de enfermedad cardiovascular fatal en alrededor del 43 por ciento en comparación con los que tienen falta de sueño. Estos beneficios son aún mayores cuando se completan con los otros hábitos saludables; es decir, se logra una reducción del riesgo de un 65 y de un 83 por ciento ECV, no fatal y fatal respectivamente.

Además la falta de sueño está asociada con una mayor incidencia de sobrepeso, obesidad y hipertensión arterial, colesterol elevado, etc

Pero, ¿cuánto debemos dormir? Siete horas es el tiempo que probablemente sea suficiente para la mayoría de la gente. Un estudio del Instituto Nacional de Salud Pública y Medio Ambiente de los Países Bajos, que incluía información sobre la calidad del sueño, encontró que aquellos que dormían menos de siete horas y se levantan cada mañana sin estar totalmente descansados tuvieron un 63 por ciento más de riesgo de enfermedades cardiovasculares que los que duermen lo suficiente, aunque los que se despertaron descansados, incluso durmiendo menos de siete horas, no tenía más riesgo.

Calificar el artículo

¿QUÉ PASA EN EL CEREBRO MIENTRAS DORMIMOS?

Pese a la tranquilidad que se respira mientras dormimos, el cerebro lleva a cabo una serie de tareas vitales para el ser humano: el cerebro fija los recuerdos y se prepara para adquirir nuevos conocimientos.


En muchas ocasiones, ocho horas de sueño reparador pueden hacer que nos levantemos con la mente clara y capaces de dilucidar una respuesta o de dar con una solución creativa a muchos problemas.

Durante siglos se creía que al dormir el cerebro se desenchufaba y entraba en un tiempo muerto en el que no pasaba nada. Pero aquella explicación no parecía tener sentido evolutivo, ese estado semiinconsciente nos dejaba totalmente vulnerables ante posibles ataques. La naturaleza, pues, debía tener sus motivos.

Ahora la ciencia sabe que dormir es crucial, tanto como comer. Sin dormir, moriríamos en pocos días y dormir poco o mal compromete nuestro estado de salud, nuestras emociones e incluso las relaciones. Descansar bien es una especie de cura intensiva para el organismo física, psíquica y emocional.

Mejora nuestro humor, estado de ánimo, el sistema inmunitario, nos recarga de energía, e incluso nos hace tener mejor aspecto. También esclarece la mente, nos permite disfrutar de nuevas experiencias, adquirir información y dar con soluciones creativas. Es, además, la herramienta con que nos ha dotado la evolución para aprender.

Aunque no seamos conscientes de ello, el cerebro escanea continuamente el ambiente en busca de información provechosa; recoge datos sin parar y los acumula para que luego puedan ser usados. Y mientras dormimos, se detiene esa captación de información y el cerebro se dedica a procesar todo aquello que ha ido adquiriendo en el día. Peina las memorias formadas recientemente, las analiza y escudriña, descarta aquellas que considera irrelevantes, y potencia, refuerza y clasifica aquellas que nos pueden ser de utilidad al día siguiente.

Dormir es esencial para consolidar nuevos aprendizajes y se ha comprobado que se recuerda mejor después de un buen descanso.

 

Calificar el artículo

EL SÍNDROME DE LA FATIGA INFORMATIVA

Recientemente el Dr. Eduard Estivill (responsable de la Unidad de Alteraciones del Sueño del Instituto Dexeus de Barcelona), ha descubierto una curiosa patología denominada ‘síndrome de la fatiga informativa’, que se define simplemente como «el efecto negativo que tiene la sobreinformación para nuestro cerebro».

 

 

El síndrome de fatiga informativa no cuenta, en palabras de este experto, con un «diagnóstico reconocido» en los manuales médicos pero asegura que la situación existe, que es simplemente una consecuencia de la vida actual, explica.

El aumento de fuentes de noticias tales como internet, radios, canales de televisión o redes sociales hace que recibamos diariamente multitud de noticias que en ciertos casos pueden llegar a saturar nuestro cerebro antes de ir a la cama.
Lo ideal sería tratar de reducir la dosis de información al menos 3 horas antes de ir a la cama puesto que el cerebro necesita desconectar para poder dormir.

El Dr. Estivill explica que nadie es inmune a este síndrome y que incluso niños y adolescentes pueden llegar a sufrirlo.  Además aunque todos estamos expuestos a la sobreinformación del día a día, no todo el mundo padece las consecuencias. Hay personas que llevan mejor el estrés y el cúmulo de información y personas que lo llevan peor.

 

Calificar el artículo

RELACIÓN ENTRE DESCANSO Y OBESIDAD

Se acerca el verano y muchas personas deciden que es buena época para perder peso. La mayoría emprende diferentes acciones entre las que se encuentran seguir una dieta adecuada y realizar ejercicio físico. Sin embargo, pocas personas se plantean que existen otros factores que pueden influir también en el sobrepeso, como por ejemplo, la falta de sueño.

 

 


Así lo confirman diversos estudios, que hablan de la estrecha relación entre las horas de sueño y la presencia de obesidad. “Se ha constatado que los niños obesos duermen menos que aquellos niños que tienen un peso normal”, explica el profesor Felipe Casanueva, presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO). “En España, los niños duermen una media de menos de ocho horas al día, algo insuficiente y que, además, provoca otros hábitos perjudiciales con repercusión negativa en el incremento del peso corporal, como es no desayunar”. Por contra, los niños que más duermen durante sus primeros 11 años de vida tienen un menor riesgo de ser obesos en la edad adulta. Según el doctor Albert Lecube, responsable del Grupo de Trabajo de Obesidad de la SEEN (Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición), “actualmente se considera que en los niños, dormir 5 o menos horas casi duplica el riesgo de ser un adulto obeso”.

La falta de horas de sueño es una situación cada vez más frecuente en nuestra sociedad, y que afecta a millones de personas. Según el doctor Javier Salvador, “en la última década se ha puesto en evidencia la existencia de una estrecha correlación entre dormir pocas horas y un mayor riesgo de ser obeso. Es por ello que para prevenir el desarrollo de obesidad en nuestra sociedad, así como para intentar que las personas obesas pierdan peso, junto a los obligados cambios del estilo de vida (alimentación y ejercicio), es necesario dormir al menos 7-8 horas diarias”.

"En relación a los adultos, en un estudio realizado en 68.183 mujeres adultas seguidas a lo largo de 16 años, aquellas que dormían 5 o menos horas no solo pesaban 2,47 kg más al inicio del estudio, sino que también ganaron una media de 4,300 gr más en comparación con las que dormían 7 o más horas. No solo eso, sino que las mujeres con 5 o menos horas de sueño tuvieron un 32% más de posibilidades de ganar hasta 15 kg que las que dormían 7 o más horas a lo largo del estudio”, explica el doctor Lecube.

Durante el descanso nuestro cuerpo lleva a cabo una serie de procesos imprescindibles para su correcto funcionamiento y desarrollo. La falta de sueño, entre otros problemas, conlleva un aumento de todas las hormonas que incitan al apetito y a la ingesta precisamente de alimentos ricos en grasa y azúcares. Sin embargo, una sola hora de diferencia en la duración del sueño por sí sola es capaz de poner en marcha mecanismos que nos ayudarán a mantener nuestro peso. Según el doctor Javier Salvador, “Entre ellos, cabe destacar el papel de dos hormonas relacionadas con el apetito y que se modifican con las horas de sueño como son la leptina, que inhibe la sensación de hambre, y la ghrelina, que estimula el apetito”. De este modo cuanto menor es el tiempo de sueño, las concentraciones de leptina disminuyen y aumentan las de ghrelina, es decir, que cuanto menos dormimos más alimentos queremos comer.

Por todo lo expuesto anteriormente, dormir el tiempo adecuado es una más de las acciones que deben emprenderse para conseguir y mantener un peso adecuado.

 

Calificar el artículo

¿CUÁL ES LA POSICIÓN IDÓNEA PARA DORMIR?

Los expertos afirman que no existe una única forma correcta a la hora de dormir, pero si hay posiciones que pueden aliviar ciertas patologías.

 

 

Lo más importante es que a la hora de descansar el sistema muscular-esquelético se recupere del estrés acumulado a lo largo del día, y para ello, nada mejor que estar en una posición anatómica saludable al dormir.

Según un estudio realizado en Estados Unidos por el fabricante de colchones Tempur-Pedic, la posición para dormir que resulta más común es ‘de costado’ (57%). La segunda posición más común es ‘boca arriba’ (17%) y la tercera, ‘boca abajo’ (11%), El resto de personas que participaron en la encuesta afirma que su posición varía cada noche.

Cada postura tiene sus pros y sus contras. Por ejemplo, dormir ‘boca abajo’ es desaconsejable porque afecta a la espalda y al cuello. Dormir ‘boca arriba’ aunque puede resultar beneficioso para la espalda, puede exacerbar problemas digestivos y respiratorios como los ronquidos.

Lo más importante es que las articulaciones no se compriman en exceso o que los músculos no queden en una posición acortada o estirada.

Para conseguir una postura natural que evite los inconvenientes antes comentados, lo ideal es elegir un colchón que no sea ni muy blando ni muy firme, es decir, que se adapte a nuestro cuerpo sin crear puntos de presión.

 

Calificar el artículo

LA IMPORTANCIA DEL COLCHÓN EN LAS FASES DEL SUEÑO

Es importante comprender cómo funciona el sueño para poder apreciar la importancia de elegir correctamente la superficie de descanso.

 

 


El sueño se divide principalmente en dos fases: REM y No REM. Esta nomenclatura viene marcada por el movimiento ocular realizado durante el sueño. La fase REM recibe su nombre del inglés (Rapid Eye Movement) y significa ‘movimiento rápido de los ojos’. Es en esta fase cuando generalmente soñamos.

La fase No REM puede dividirse en 4 etapas, por lo que en una noche pasamos por un total de 5 etapas (4 de sueño No REM y 1 de sueño REM). A grandes rasgos estas consisten en : 1ª somnolencia, 2ª ralentización de la respiración y pulsaciones además de relajación muscular, 3ª entrada en sueño profundo, 4ª sueño profundo, 5ª REM.

El conjunto de las 5 etapas viene a durar un total de 2 horas y se repite de forma cíclica a lo largo de la noche. Lo ideal es vivir cada noche un mínimo de 3 ciclos completos (6 horas) o de 4 (8 horas) mejor.

Cada una de esas fases tiene su importancia concreta; se segregan hormonas, se regeneran tejidos, se reordena la memoria, se asimilan nuevos conocimientos...

Lo normal, es que entre un ciclo y otro, haya un pequeño despertar que quizás no recordemos al levantarnos.

Ahora bien, ¿qué tiene que ver esto con la superficie de descanso? Si dormimos sobre un colchón inadecuado, puede que los dolores que suframos nos hagan despertarnos más veces de lo normal, o tener que darnos la vuelta varias veces en la noche, interrumpiendo con ello las fases naturales e impidiendo nuestro correcto descanso y recuperación física, mental y emocional.

Es muy importante elegir bien el colchón sobre el que vamos a descansar 1/3 de nuestra vida. Ayudar a nuestro cuerpo a respetar los diferentes ciclos y etapas de sueño afectará de forma positiva a muchos aspectos de nuestra vida, siendo uno de los factores más importantes para aumentar la calidad de vida.

 

Calificar el artículo

LA PREPARACIÓN PARA EL SUEÑO

¿Sueles calentar tus músculos cuando vas a hacer deporte?

Al igual que preparamos nuestro cuerpo cuando vamos a realizar ejercicio físico, también debemos prepararlo cuando nos vamos a dormir.

 

 

Una buena preparación comienza mucho antes de irse a la cama. Es aconsejable realizar las actividades que requieran de mayor energía por la mañana. Debemos tratar de organizar nuestro día de modo que las actividades más sosegadas se realicen más tarde.

La alimentación, el ejercicio físico, el entorno de descanso y otros muchos factores influyen de forma significativa en el tiempo que tardamos en quedarnos dormidos.

Existen una serie de recomendaciones que, si las seguimos, nos ayudarán a entrar en el sueño más fácilmente.

  • Es muy importante ir a la cama cuando entra el sueño.
  • Si resulta difícil quedarse dormido, no es mala idea leer hasta adormilarse.
  • Mantener la habitación en un ambiente adecuado: temperatura, iluminación, etc. (Hábitat en el descanso)
  • Evitar mirar dispositivos con pantallas retroiluminadas. (Insomnio digital)
  • Hacer ejercicio (lejos de la hora de acostarse) es beneficioso para el sueño.
  • Evitar tomar cafeína por la noche y en grandes cantidades.
  • Evitar comidas copiosas por la noche, tampoco acostarse con hambre.
  • Intentar levantarse y acostarse siempre a la misma hora.
  • Acostarse con prendas cómodas.

 

En conclusión, podemos afirmar que la preparación para el sueño es un aspecto muy importante para un correcto descanso. A partir de la puesta de sol es recomendable realizar actividades más sosegadas, no excitantes, para que cuando llegue la hora de dormir nuestro cerebro esté en un estado más apropiado para entrar en el sueño.

Calificar el artículo

EL INSOMNIO DIGITAL

¿Sabías que un estudio muy reciente ha informado que la retina ocular tarda entre 35 y 42 minutos en relajarse después de la última luz directa que recibe?

 

 


En Estados Unidos, por ejemplo, La Fundación Nacional del Sueño ha realizado un estudio de los hábitos seguidos por los estadounidenses antes de irse a la cama y ha concluido que el 95% pasa, al menos, una hora frente a alguna pantalla antes de ir a dormir. El ordenador, los videojuegos, tabletas y, sobre todo, el teléfono son los preferidos. El 43% de los encuestados (personas entre 13 y 64 años) dijo tener dificultades para dormir todos los días de la semana. En España, casi una de cada cinco personas se considera a sí misma insomne, según un estudio del hospital Vall d'Hebron de Barcelona.


Las pantallas y sus contenidos sobreestimulan al cerebro y envían una señal contraria a la que necesitaría escuchar a altas horas de la noche. El último contacto consciente que tenemos antes de cerrar los ojos suele ser con la pantalla del móvil (el 60% lo revisa antes de dormir). El 25% de las personas cuando se despierta en mitad de la madrugada mira el teléfono, y el 70% es lo primero que mira al despertar. Trastornamos nuestros ritmos circadianos, engañamos al cerebro y luego queremos obligarlo a dormir.


Las pantallas retroiluminadas (similares a un ordenador) trastornan la secreción de melatonina, la hormona inductora del sueño que prepara al cerebro para dormir y que debe comenzar a liberarse al menos una hora antes de quedarnos dormidos. Las consecuencias pueden ser el insomnio y que, aunque nos durmamos, nuestra retina siga activa y no genere la hormona necesaria en su adecuado momento y esto desencadene en un descanso inadecuado, y en estrés.


Y por si fuera poco, los últimos informes parecen constatar que el índice elevado de obesidad y agresividad infantil pueden estar relacionados con este motivo.


Podemos concluir que el Insomnio Digital es un problema que se agrava con el tiempo debido a la cada vez más habitual presencia de informática de consumo en nuestras vidas y a la aparición continua de nuevos contenidos que provienen de internet. Debemos ser capaces de imponernos un límite en cuanto a la utilización de estos dispositivos se refiere.

 

Calificar el artículo

Los iones negativos y el descanso

¿Qué son los iones negativos?
Los iones son una parte de los átomos, cuando éstos ganan electrones se forman los iones negativos que, en contra de lo que su nombre da a entender, ejercen una influencia muy positiva sobre nuestro entorno y nuestra salud.

 

El mar, fuentes, cascadas, ríos, la lluvia, etc., son una gran fuente de ionización negativa.

Cuando vamos al campo muchas veces lo primero que hacemos es inhalar y decir “… aire puro” o cuando vamos a la playa, tenemos esa sensación de bienestar , pero, ¿por qué es diferente el aire del campo o el del mar, que el de la ciudad?. Eso es debido a que el aire de la ciudad en gran medida está constituido por iones positivos debido a la contaminación ambiental, en cambio en el campo, montañas, mar, etc. abundan los iones negativos.

La capacidad de defensa del cuerpo humano depende en gran medida de poder respirar en una atmósfera con un buen porcentaje de iones negativos. Los iones negativos fundamentalmente influyen sobre el organismo a través de la respiración, permitiendo una mayor absorción de oxígeno ya que el hierro de la sangre es positivo y por lo tanto se atraen, y también se absorben a través de la piel.

 

Efectos de los iones negativos sobre nuestro organismo.

En la actualidad podemos decir que los iones negativos afectan de la siguiente manera a nuestro organismo:

Sistema respiratorio: Es la vía principal de absorción de iones, es muy sensible a cualquier alteración del equilibrio iónico. En las mucosas de la tráquea y los bronquios hay unos pequeños cilios o filamentos que vibran constantemente para limpiar el aire que inhalamos y filtrar los gérmenes microscópicos que haya en él. Cuando la atmósfera está cargada de iones negativos, estos cilios mantienen su actividad vibratoria, eliminando las sustancias nocivas (polvo, polen, humo de tabaco, etc.). Pero cuando son positivos esta función se altera y nuestro sistema respiratorio reacciona manifestando alergias, asma, bronquitis o, simplemente, sequedad de garganta.

Sistema nervioso: Los iones negativos ayudan a que nuestro sistema respiratorio funcione mucho mejor y elimine las sustancias que pueden ser nocivas, por el contrario, un exceso de iones positivos causan un aumento en la producción de serotonina, una hormona que poseen todos los mamíferos y cuyo incremento provoca hiperactividad, estrés, agotamiento, insomnio, ansiedad e incluso depresión. El incremento de serotonina que se produce ante el aumento de iones positivos, hace que los vasos sanguíneos se contraigan y circule menos sangre a través de ellos, algo que perjudica nuestra salud en general.

Piel: Los iones negativos mejoran la epidermis, ya que se oxigena más y por tanto influyen de una manera más beneficiosa sobre alteraciones cutáneas como pueden ser, el acné, la psoriasis, urticaria, quemaduras, etc.

Un ambiente con predominio de iones negativos en el aire nos ayudará a:

  • Relajarnos con mayor facilidad.
  • Eliminar el estrés y la ansiedad.
  • Sufrir menos alergias.
  • Mejor funcionamiento del aparato digestivo.
  • Mejor funcionamiento del aparato respiratorio.
  • Mayor rendimiento físico y mental.
Calificar el artículo

El sueño en la infancia y la adolescencia

Los niños y adolescentes habitualmente distribuyen su tiempo de una forma determinada; podemos afirmar que una parte muy importante de su tiempo la van a pasar durmiendo.

 

Podemos estimar que para los niños y niñas de entre 6 y 16 años, la distribución del tiempo es la siguiente:

  • 10% está dedicado a la escuela (900 horas).
  • 41% del tiempo se dedica a dormir.
  • 14% a ver la televisión (1.200 horas).
  • 19% al ocio (1.680 horas).
  • 4% a los desplazamientos y al trabajo personal (280 horas).
  • 12% a comer y a la higiene personal.

 

Muchos niños se van tarde a dormir y por ello a la mañana siguiente sufren el efecto de la pereza cuando suena el despertador. De este modo, muchos niños acuden al colegio sin haber descansado sus diez horas de forma adecuada, quizás debido a que el colchón sobre el que descansan no es el adecuado, perturbando sus ciclos de sueño.

Los niños deben tener un hábito de horarios regular para poder conciliar el sueño de forma adecuada. La falta de descanso adecuado influye de forma directa en la capacidad de concentración del niño.

También debemos de tener en cuenta el factor del sueño sobre el desarrollo, ya que un descanso adecuado favorece un notable crecimiento. Existen una serie de parámetros críticos para procurar el mejor descanso a un niño o adolescente: cuidar la alimentación, un entorno propicio, unos hábitos lógicos y además, tener el mejor colchón sobre el que pasarán aproximadamente el 40% de su tiempo de vida. Según los endocrinos, la hormona del crecimiento se segrega durante todo el día pero el 80% de esta secreción es producida mientras el niño duerme. Por este motivo un descanso y unas horas de sueño adecuadas favorecen el crecimiento y ayudan a fortalecer las defensas del cuerpo, aumentando la resistencia contra enfermedades.

Teniendo en cuenta el número de horas que los niños y adolescentes van a pasar acostados, deberíamos preguntarnos la importancia que tiene la elección de un buen colchón para ellos, ya que éste les proporcionará un mejor descanso, con las consiguientes mejoras para la salud y la calidad de vida que esto supone.

Calificar el artículo

Productos Cliniconfort: el secreto de la diferencia

La alta inversión en investigación de Cliniconfort ha hecho posible la creación de unos colchones personalizados que aportan diferencias notables y consecuencias más que beneficiosas para el bienestar personal y la calidad de vida.

 

A continuación os dejamos las claves que hacen de nuestros productos la mejor alternativa para aquellos que buscan el mejor descanso:

  • Evitan las presiones prolongadas entre el colchón y el cuerpo, especialmente en los puntos críticos del organismo (zona cervical, dorsal y lumbar). Con ello se consigue que la musculatura se relaje y la circulación sanguínea sea correcta.
  • Gracias a su adaptabilidad y confort sus propiedades ayudan a aliviar dolores de espalda, cervicales, artrosis, artritis, hernia discal, fibromialgia, problemas de desgaste y desviación.
  • La adaptación del colchón y la almohada al cuerpo es la adecuada, manteniendo la columna vertebral alineada para un perfecto descanso. La médula espinal, que forma parte del sistema nervioso, está conectada al cerebro y al resto de órganos vitales del cuerpo, por lo que resulta fundamental que la columna vertebral permanezca en su posición correcta.
  • Reducen el número de giros que damos durante la noche debido a que el colchón no presiona el cuerpo.
  • Los materiales empleados son de alta transpirabilidad, para que el confort térmico sea idóneo en cualquier estación del año.
  • Los productos incorporan tratamientos y elementos antibacterias, antimoho y antiácaros, especialmente efectivos para personas con alergias.
  • Los materiales cuentan con los certificados realmente útilies, como Óko--Tek Estándar Clase I y el certificado alemán Hyg-Cen, que garantizan su inocuidad incluso para estar en contacto con bebés.

 

Calificar el artículo

Parámetros a tener en cuenta a la hora de elegir el mejor colchón

Son muchos los factores que influyen a la hora de determinar cuál es el mejor colchón para cada persona. Presentamos en este artículo de blog algunos de estos factores agrupados en función de su procedencia: el usuario o el colchón.

 

 

Algunas de las propiedades inherentes a la persona que va a utilizar el colchón:

  • Edad
  • Peso
  • Estatura
  • Anchura de los hombros
  • Longitud de espalda entre axilas
  • Longitud trasera cuello-cintura
  • Contorno de cintura
  • Contorno de cadera
  • IMC
  • Etc.

 

Algunas de las propiedades que cuantifican la bondad del colchón. (Propiedades tanto del colchón como de sus materiales)

  • Firmeza
  • Transpirabilidad
  • Adaptabilidad
  • Resilencia
  • Perfilado
  • Número de capas
  • Grosor
  • Peso
  • Etc.

 

Existen tantos factores que influyen en la elección de un buen colchón que se requiere algo más que una simple prueba de un par de minutos para determinar cuál es el mejor colchón para cada persona.

Por ello, en Cliniconfort realizamos una medición antropométrica y en función de los resultados obtenemos un colchón personalizado. Se trata de una prueba con una parte objetiva muy importante: la que otorga la sábana de presiones. Esta sábana nos permite saber si la persona que está acostada sobre el colchón distribuye su peso de forma uniforme, logrando un mayor confort, un mejor descanso y por lo tanto, un incremento en su calidad de vida.

Calificar el artículo

Consejos para dormir mejor

Dormir bien es esencial para mantenerse sano tanto física como psíquicamente. Por ello, te ofrecemos 12 consejos básicos que te ayudarán a dormir mejor y mejorar tu calidad de vida.

 

  1. Acostarse y levantarse a la misma hora.
  2. Hacer ejercicio a primera hora del día, nunca antes de acostarse.
  3. Evitar comidas pesadas antes de acostarse.
  4. Evitar acostarse con hambre.
  5. Tomar cafeína solo por la mañana y en cantidades moderadas.
  6. Mantener la habitación en condiciones idóneas para relajarse y dormir: ventilación, luz óptima, sin ruidos, y a una temperatura adecuada.
  7. Distraerse de las preocupaciones del día, al menos 2 horas antes de acostarse.
  8. Dormir con prendas cómodas.
  9. Contar con el mejor colchón para su descanso.
  10. Evitar el consumo de alcohol y tabaco.
  11. Un baño caliente antes de acostarse puede servir para relajarse.
  12. No trabajar en la cama o en el cuarto donde vamos a descansar.

Esperamos que estos consejos sean de utilidad. Si quieres el descanso perfecto confía en un descanso personalizado, confía en Cliniconfort.

 

 

Calificar el artículo

Esta web usa cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y obtener datos estadísticos de la misma. Por la navegación acepta el uso y si no lo desea puede configurar el navegador según informa nuestra nota legal.