Inicio · Blog · Etiquetas · insomnio digital

cabecera blog

Ver entradas etiquetadas insomnio digital

EL ESTILO DE VIDA MODERNO DISMINUYE LA CALIDAD DEL SUEÑO

El estrés, las nuevas tecnologías, la cafeína… son muchos los problemas que han surgido en los últimos años que están afectando a la calidad de nuestro sueño.

 

 

De hecho un tercio de la población española padece problemas relacionados con el sueño. Duerme menos de lo que debería, lo que supone un factor de riesgo en la aparición de enfermedades neurológicas, cardiovasculares, diabetes u obesidad.

Sin embargo, existe un factor al que solemos dar poca importancia y que resulta ser la principal causa de insomnio: la luz electica. Según Charles Czeisler, profesor de la Escuela de Medicina de Harvard y uno de los mayores especialistas mundiales en la medicina del sueño, “La luz afecta a nuestros ritmos circadianos con más fuerza que cualquier droga”.

Tal como explica el profesor, el punto álgido de nuestra energía diurna no se produce al comienzo de la jornada, sino casi al final de nuestro tiempo de vigilia habitual. Nuestros antepasados experimentaban este punto álgido a mediados de la tarde, algo que les permitía aguantar con energía las últimas horas de luz. Ahora, debido a que seguimos expuestos a la luz tras la puesta de sol, el núcleo supraquiasmático, la parte del cerebro que regula nuestros ritmos circadianos, se confunde, retrasando la segregación de melatonina, la hormona que nos ayuda a conciliar el sueño. Esto hace que muchas personas sigan viendo la tele, jugando a la consola, o leyendo los correos del ordenador a media noche, sin tener ni idea de que están destrozando su ciclo de sueño.

Además el problema no es sólo la luz, sino el tipo de luz.  La luz que desprenden los nuevos diodos emisores de luz (tecnología LED cada vez más frecuente), es más fría y perturba más aún los ritmos circadianos.

En Cliniconfort tratamos de combatir los problemas del sueño con nuevas tecnologías especialmente diseñadas para mejorar el descanso. Además os invitamos a seguir una serie de recomendaciones muy beneficiosas para el descanso y la calidad de vida.

 

Calificar el artículo

EL INSOMNIO DIGITAL

¿Sabías que un estudio muy reciente ha informado que la retina ocular tarda entre 35 y 42 minutos en relajarse después de la última luz directa que recibe?

 

 


En Estados Unidos, por ejemplo, La Fundación Nacional del Sueño ha realizado un estudio de los hábitos seguidos por los estadounidenses antes de irse a la cama y ha concluido que el 95% pasa, al menos, una hora frente a alguna pantalla antes de ir a dormir. El ordenador, los videojuegos, tabletas y, sobre todo, el teléfono son los preferidos. El 43% de los encuestados (personas entre 13 y 64 años) dijo tener dificultades para dormir todos los días de la semana. En España, casi una de cada cinco personas se considera a sí misma insomne, según un estudio del hospital Vall d'Hebron de Barcelona.


Las pantallas y sus contenidos sobreestimulan al cerebro y envían una señal contraria a la que necesitaría escuchar a altas horas de la noche. El último contacto consciente que tenemos antes de cerrar los ojos suele ser con la pantalla del móvil (el 60% lo revisa antes de dormir). El 25% de las personas cuando se despierta en mitad de la madrugada mira el teléfono, y el 70% es lo primero que mira al despertar. Trastornamos nuestros ritmos circadianos, engañamos al cerebro y luego queremos obligarlo a dormir.


Las pantallas retroiluminadas (similares a un ordenador) trastornan la secreción de melatonina, la hormona inductora del sueño que prepara al cerebro para dormir y que debe comenzar a liberarse al menos una hora antes de quedarnos dormidos. Las consecuencias pueden ser el insomnio y que, aunque nos durmamos, nuestra retina siga activa y no genere la hormona necesaria en su adecuado momento y esto desencadene en un descanso inadecuado, y en estrés.


Y por si fuera poco, los últimos informes parecen constatar que el índice elevado de obesidad y agresividad infantil pueden estar relacionados con este motivo.


Podemos concluir que el Insomnio Digital es un problema que se agrava con el tiempo debido a la cada vez más habitual presencia de informática de consumo en nuestras vidas y a la aparición continua de nuevos contenidos que provienen de internet. Debemos ser capaces de imponernos un límite en cuanto a la utilización de estos dispositivos se refiere.

 

Calificar el artículo

EL INSOMNIO DIGITAL

¿Sabías que un estudio muy reciente ha informado que la retina ocular tarda entre 35 y 42 minutos en relajarse después de la última luz directa que recibe?

 

 


En Estados Unidos, por ejemplo, La Fundación Nacional del Sueño ha realizado un estudio de los hábitos seguidos por los estadounidenses antes de irse a la cama y ha concluido que el 95% pasa, al menos, una hora frente a alguna pantalla antes de ir a dormir. El ordenador, los videojuegos, tabletas y, sobre todo, el teléfono son los preferidos. El 43% de los encuestados (personas entre 13 y 64 años) dijo tener dificultades para dormir todos los días de la semana. En España, casi una de cada cinco personas se considera a sí misma insomne, según un estudio del hospital Vall d'Hebron de Barcelona.


Las pantallas y sus contenidos sobreestimulan al cerebro y envían una señal contraria a la que necesitaría escuchar a altas horas de la noche. El último contacto consciente que tenemos antes de cerrar los ojos suele ser con la pantalla del móvil (el 60% lo revisa antes de dormir). El 25% de las personas cuando se despierta en mitad de la madrugada mira el teléfono, y el 70% es lo primero que mira al despertar. Trastornamos nuestros ritmos circadianos, engañamos al cerebro y luego queremos obligarlo a dormir.


Las pantallas retroiluminadas (similares a un ordenador) trastornan la secreción de melatonina, la hormona inductora del sueño que prepara al cerebro para dormir y que debe comenzar a liberarse al menos una hora antes de quedarnos dormidos. Las consecuencias pueden ser el insomnio y que, aunque nos durmamos, nuestra retina siga activa y no genere la hormona necesaria en su adecuado momento y esto desencadene en un descanso inadecuado, y en estrés.


Y por si fuera poco, los últimos informes parecen constatar que el índice elevado de obesidad y agresividad infantil pueden estar relacionados con este motivo.


Podemos concluir que el Insomnio Digital es un problema que se agrava con el tiempo debido a la cada vez más habitual presencia de informática de consumo en nuestras vidas y a la aparición continua de nuevos contenidos que provienen de internet. Debemos ser capaces de imponernos un límite en cuanto a la utilización de estos dispositivos se refiere.

 

Calificar el artículo

Esta web usa cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y obtener datos estadísticos de la misma. Por la navegación acepta el uso y si no lo desea puede configurar el navegador según informa nuestra nota legal.