Inicio · Blog · Etiquetas · sueño

cabecera blog

Ver entradas etiquetadas sueño

DESCANSAR CORRECTAMENTE AYUDA A PROTEGER TU CORAZÓN

Seguir una serie de hábitos saludables entre los que se encuentra realizar ejercicio, llevar una dieta sana y reducir el consumo de alcohol y el tabaco ayudan a proteger contra las enfermedades cardiovasculares.

 

 

Según un estudio publicado en European Journal of Preventeive Cardiology seguir estos hábitos saludables disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares entre un 57 y un 67 por ciento.

Sin embargo si añadimos a la lista de hábitos saludables mantener un buen descanso (dormir siete o más horas por noche), este riesgo disminuye hasta en un 83 por ciento. Por ello el impacto en la salud pública de una duración del sueño suficiente, además de los factores de estilo de vida saludables tradicionales, podría ser muy significativo.

La duración del sueño por sí sola también reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares en un 22 por ciento y de enfermedad cardiovascular fatal en alrededor del 43 por ciento en comparación con los que tienen falta de sueño. Estos beneficios son aún mayores cuando se completan con los otros hábitos saludables; es decir, se logra una reducción del riesgo de un 65 y de un 83 por ciento ECV, no fatal y fatal respectivamente.

Además la falta de sueño está asociada con una mayor incidencia de sobrepeso, obesidad y hipertensión arterial, colesterol elevado, etc

Pero, ¿cuánto debemos dormir? Siete horas es el tiempo que probablemente sea suficiente para la mayoría de la gente. Un estudio del Instituto Nacional de Salud Pública y Medio Ambiente de los Países Bajos, que incluía información sobre la calidad del sueño, encontró que aquellos que dormían menos de siete horas y se levantan cada mañana sin estar totalmente descansados tuvieron un 63 por ciento más de riesgo de enfermedades cardiovasculares que los que duermen lo suficiente, aunque los que se despertaron descansados, incluso durmiendo menos de siete horas, no tenía más riesgo.

Calificar el artículo

EL ESTILO DE VIDA MODERNO DISMINUYE LA CALIDAD DEL SUEÑO

El estrés, las nuevas tecnologías, la cafeína… son muchos los problemas que han surgido en los últimos años que están afectando a la calidad de nuestro sueño.

 

 

De hecho un tercio de la población española padece problemas relacionados con el sueño. Duerme menos de lo que debería, lo que supone un factor de riesgo en la aparición de enfermedades neurológicas, cardiovasculares, diabetes u obesidad.

Sin embargo, existe un factor al que solemos dar poca importancia y que resulta ser la principal causa de insomnio: la luz electica. Según Charles Czeisler, profesor de la Escuela de Medicina de Harvard y uno de los mayores especialistas mundiales en la medicina del sueño, “La luz afecta a nuestros ritmos circadianos con más fuerza que cualquier droga”.

Tal como explica el profesor, el punto álgido de nuestra energía diurna no se produce al comienzo de la jornada, sino casi al final de nuestro tiempo de vigilia habitual. Nuestros antepasados experimentaban este punto álgido a mediados de la tarde, algo que les permitía aguantar con energía las últimas horas de luz. Ahora, debido a que seguimos expuestos a la luz tras la puesta de sol, el núcleo supraquiasmático, la parte del cerebro que regula nuestros ritmos circadianos, se confunde, retrasando la segregación de melatonina, la hormona que nos ayuda a conciliar el sueño. Esto hace que muchas personas sigan viendo la tele, jugando a la consola, o leyendo los correos del ordenador a media noche, sin tener ni idea de que están destrozando su ciclo de sueño.

Además el problema no es sólo la luz, sino el tipo de luz.  La luz que desprenden los nuevos diodos emisores de luz (tecnología LED cada vez más frecuente), es más fría y perturba más aún los ritmos circadianos.

En Cliniconfort tratamos de combatir los problemas del sueño con nuevas tecnologías especialmente diseñadas para mejorar el descanso. Además os invitamos a seguir una serie de recomendaciones muy beneficiosas para el descanso y la calidad de vida.

 

Calificar el artículo

¿QUÉ PASA EN EL CEREBRO MIENTRAS DORMIMOS?

Pese a la tranquilidad que se respira mientras dormimos, el cerebro lleva a cabo una serie de tareas vitales para el ser humano: el cerebro fija los recuerdos y se prepara para adquirir nuevos conocimientos.


En muchas ocasiones, ocho horas de sueño reparador pueden hacer que nos levantemos con la mente clara y capaces de dilucidar una respuesta o de dar con una solución creativa a muchos problemas.

Durante siglos se creía que al dormir el cerebro se desenchufaba y entraba en un tiempo muerto en el que no pasaba nada. Pero aquella explicación no parecía tener sentido evolutivo, ese estado semiinconsciente nos dejaba totalmente vulnerables ante posibles ataques. La naturaleza, pues, debía tener sus motivos.

Ahora la ciencia sabe que dormir es crucial, tanto como comer. Sin dormir, moriríamos en pocos días y dormir poco o mal compromete nuestro estado de salud, nuestras emociones e incluso las relaciones. Descansar bien es una especie de cura intensiva para el organismo física, psíquica y emocional.

Mejora nuestro humor, estado de ánimo, el sistema inmunitario, nos recarga de energía, e incluso nos hace tener mejor aspecto. También esclarece la mente, nos permite disfrutar de nuevas experiencias, adquirir información y dar con soluciones creativas. Es, además, la herramienta con que nos ha dotado la evolución para aprender.

Aunque no seamos conscientes de ello, el cerebro escanea continuamente el ambiente en busca de información provechosa; recoge datos sin parar y los acumula para que luego puedan ser usados. Y mientras dormimos, se detiene esa captación de información y el cerebro se dedica a procesar todo aquello que ha ido adquiriendo en el día. Peina las memorias formadas recientemente, las analiza y escudriña, descarta aquellas que considera irrelevantes, y potencia, refuerza y clasifica aquellas que nos pueden ser de utilidad al día siguiente.

Dormir es esencial para consolidar nuevos aprendizajes y se ha comprobado que se recuerda mejor después de un buen descanso.

 

Calificar el artículo

TEST SOBRE EL SUEÑO

Sobre el sueño y los sueños circulan informaciones de todo tipo, y algunas son ciertas, pero otras están totalmente infundadas.

 

 

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) pone a disposición de todas las personas un test para evaluar los conocimientos sobre el sueño.

 

Está disponible a través de su página web.

En dicho test aparecen cuestiones que en ocasiones hemos tratado en este blog.

¡No esperes más y pon a prueba tus conocimientos sobre el sueño!

Calificar el artículo

RELACIÓN ENTRE DESCANSO Y OBESIDAD

Se acerca el verano y muchas personas deciden que es buena época para perder peso. La mayoría emprende diferentes acciones entre las que se encuentran seguir una dieta adecuada y realizar ejercicio físico. Sin embargo, pocas personas se plantean que existen otros factores que pueden influir también en el sobrepeso, como por ejemplo, la falta de sueño.

 

 


Así lo confirman diversos estudios, que hablan de la estrecha relación entre las horas de sueño y la presencia de obesidad. “Se ha constatado que los niños obesos duermen menos que aquellos niños que tienen un peso normal”, explica el profesor Felipe Casanueva, presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO). “En España, los niños duermen una media de menos de ocho horas al día, algo insuficiente y que, además, provoca otros hábitos perjudiciales con repercusión negativa en el incremento del peso corporal, como es no desayunar”. Por contra, los niños que más duermen durante sus primeros 11 años de vida tienen un menor riesgo de ser obesos en la edad adulta. Según el doctor Albert Lecube, responsable del Grupo de Trabajo de Obesidad de la SEEN (Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición), “actualmente se considera que en los niños, dormir 5 o menos horas casi duplica el riesgo de ser un adulto obeso”.

La falta de horas de sueño es una situación cada vez más frecuente en nuestra sociedad, y que afecta a millones de personas. Según el doctor Javier Salvador, “en la última década se ha puesto en evidencia la existencia de una estrecha correlación entre dormir pocas horas y un mayor riesgo de ser obeso. Es por ello que para prevenir el desarrollo de obesidad en nuestra sociedad, así como para intentar que las personas obesas pierdan peso, junto a los obligados cambios del estilo de vida (alimentación y ejercicio), es necesario dormir al menos 7-8 horas diarias”.

"En relación a los adultos, en un estudio realizado en 68.183 mujeres adultas seguidas a lo largo de 16 años, aquellas que dormían 5 o menos horas no solo pesaban 2,47 kg más al inicio del estudio, sino que también ganaron una media de 4,300 gr más en comparación con las que dormían 7 o más horas. No solo eso, sino que las mujeres con 5 o menos horas de sueño tuvieron un 32% más de posibilidades de ganar hasta 15 kg que las que dormían 7 o más horas a lo largo del estudio”, explica el doctor Lecube.

Durante el descanso nuestro cuerpo lleva a cabo una serie de procesos imprescindibles para su correcto funcionamiento y desarrollo. La falta de sueño, entre otros problemas, conlleva un aumento de todas las hormonas que incitan al apetito y a la ingesta precisamente de alimentos ricos en grasa y azúcares. Sin embargo, una sola hora de diferencia en la duración del sueño por sí sola es capaz de poner en marcha mecanismos que nos ayudarán a mantener nuestro peso. Según el doctor Javier Salvador, “Entre ellos, cabe destacar el papel de dos hormonas relacionadas con el apetito y que se modifican con las horas de sueño como son la leptina, que inhibe la sensación de hambre, y la ghrelina, que estimula el apetito”. De este modo cuanto menor es el tiempo de sueño, las concentraciones de leptina disminuyen y aumentan las de ghrelina, es decir, que cuanto menos dormimos más alimentos queremos comer.

Por todo lo expuesto anteriormente, dormir el tiempo adecuado es una más de las acciones que deben emprenderse para conseguir y mantener un peso adecuado.

 

Calificar el artículo

LA IMPORTANCIA DEL COLCHÓN EN LAS FASES DEL SUEÑO

Es importante comprender cómo funciona el sueño para poder apreciar la importancia de elegir correctamente la superficie de descanso.

 

 


El sueño se divide principalmente en dos fases: REM y No REM. Esta nomenclatura viene marcada por el movimiento ocular realizado durante el sueño. La fase REM recibe su nombre del inglés (Rapid Eye Movement) y significa ‘movimiento rápido de los ojos’. Es en esta fase cuando generalmente soñamos.

La fase No REM puede dividirse en 4 etapas, por lo que en una noche pasamos por un total de 5 etapas (4 de sueño No REM y 1 de sueño REM). A grandes rasgos estas consisten en : 1ª somnolencia, 2ª ralentización de la respiración y pulsaciones además de relajación muscular, 3ª entrada en sueño profundo, 4ª sueño profundo, 5ª REM.

El conjunto de las 5 etapas viene a durar un total de 2 horas y se repite de forma cíclica a lo largo de la noche. Lo ideal es vivir cada noche un mínimo de 3 ciclos completos (6 horas) o de 4 (8 horas) mejor.

Cada una de esas fases tiene su importancia concreta; se segregan hormonas, se regeneran tejidos, se reordena la memoria, se asimilan nuevos conocimientos...

Lo normal, es que entre un ciclo y otro, haya un pequeño despertar que quizás no recordemos al levantarnos.

Ahora bien, ¿qué tiene que ver esto con la superficie de descanso? Si dormimos sobre un colchón inadecuado, puede que los dolores que suframos nos hagan despertarnos más veces de lo normal, o tener que darnos la vuelta varias veces en la noche, interrumpiendo con ello las fases naturales e impidiendo nuestro correcto descanso y recuperación física, mental y emocional.

Es muy importante elegir bien el colchón sobre el que vamos a descansar 1/3 de nuestra vida. Ayudar a nuestro cuerpo a respetar los diferentes ciclos y etapas de sueño afectará de forma positiva a muchos aspectos de nuestra vida, siendo uno de los factores más importantes para aumentar la calidad de vida.

 

Calificar el artículo

LA PREPARACIÓN PARA EL SUEÑO

¿Sueles calentar tus músculos cuando vas a hacer deporte?

Al igual que preparamos nuestro cuerpo cuando vamos a realizar ejercicio físico, también debemos prepararlo cuando nos vamos a dormir.

 

 

Una buena preparación comienza mucho antes de irse a la cama. Es aconsejable realizar las actividades que requieran de mayor energía por la mañana. Debemos tratar de organizar nuestro día de modo que las actividades más sosegadas se realicen más tarde.

La alimentación, el ejercicio físico, el entorno de descanso y otros muchos factores influyen de forma significativa en el tiempo que tardamos en quedarnos dormidos.

Existen una serie de recomendaciones que, si las seguimos, nos ayudarán a entrar en el sueño más fácilmente.

  • Es muy importante ir a la cama cuando entra el sueño.
  • Si resulta difícil quedarse dormido, no es mala idea leer hasta adormilarse.
  • Mantener la habitación en un ambiente adecuado: temperatura, iluminación, etc. (Hábitat en el descanso)
  • Evitar mirar dispositivos con pantallas retroiluminadas. (Insomnio digital)
  • Hacer ejercicio (lejos de la hora de acostarse) es beneficioso para el sueño.
  • Evitar tomar cafeína por la noche y en grandes cantidades.
  • Evitar comidas copiosas por la noche, tampoco acostarse con hambre.
  • Intentar levantarse y acostarse siempre a la misma hora.
  • Acostarse con prendas cómodas.

 

En conclusión, podemos afirmar que la preparación para el sueño es un aspecto muy importante para un correcto descanso. A partir de la puesta de sol es recomendable realizar actividades más sosegadas, no excitantes, para que cuando llegue la hora de dormir nuestro cerebro esté en un estado más apropiado para entrar en el sueño.

Calificar el artículo

Esta web usa cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y obtener datos estadísticos de la misma. Por la navegación acepta el uso y si no lo desea puede configurar el navegador según informa nuestra nota legal.