Inicio · Prensa

 

La calidad del sueño no está sujeta únicamente al uso de un colchón. Entre los muchos factores que influyen en el descanso, la presencia de iones negativos es determinante. Los también conocidos como aniones producen una «sensación de bienestar similar a un paseo por la playa o la montaña», comenta Vicente Barberá, gerente de Cliniconfort.

Sin embargo, toda habitación está plagada de fuentes de iones positivos que contrarrestan el efecto de los negativos: redes inalámbricas, teléfonos móviles, antenas, enchufes... Nace ahora el primer colchón personalizado con iones negativos microencapsulados que se liberan mientras el usuario duerme. Ionized, que ya se está comercializando, es el resultado del trabajo conjunto entre tres empresas de la Comunidad Valenciana —Elastic Confort, Cliniconfort e Innovatec Sensorización e Innovación—, la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y el especialista en medicina del sueño Jesús Escribá.

Los beneficios de los iones negativos se basan en «numerosos estudios científicos». Uno de los «más afamados» es el dirigido por los doctores Michael Terman y Jiuan Su Terman, de la Universidad de Columbia (EEUU), donde concluyen que los aniones «repercuten en un mejor descanso, que favorece directamente en la reparación de células, el fortalecimiento del sistema inmunológico y el agudizamiento de las funciones mentales».

Tras dos años de investigación, el proyecto Ionized ha logrado microencapsular estos iones negativos y fijarlos sobre tejidos inteligentes. «Los aniones se desprenden con el giro natural que damos en la cama cada noche», apunta Barberá. Así se genera una «atmósfera más saludable para el descanso y la salud ». Cada microcápsula contiene «millones» de estas partículas, de forma que los creadores del colchón prevén que su efecto puede durar «un mínimo de siete años».

La microencapsulación resultó la fase más compleja del proyecto. En primer lugar, el equipo tuvo que buscar el componente químico para las cápsulas que fuese más «compatible» con los iones negativos. La empresa alcoyana Innovatec se encargó de «encontrar» los componentes para una perfecta emulsión de las nanoburbujas, de forma que sus membranas tuviesen la «consistencia suficiente» para liberar los aniones de forma progresiva. El siguiente reto fue fijar las microcápsulas sobre los tejidos a través de «juegos con la temperatura». Por último, la UPV certificó las características del colchón Ionized.

 

Fuente: El Mundo - Suplemento Innovadores

Compártelo

Última actualización el Lunes, 30 de Enero de 2012 21:41
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Esta web usa cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y obtener datos estadísticos de la misma. Por la navegación acepta el uso y si no lo desea puede configurar el navegador según informa nuestra nota legal.